El verano es una buena oportunidad para seguir practicando idiomas

Aunque las vacaciones son para descansar, el verano también representa una buena oportunidad para seguir practicando idiomas. Las maneras para hacerlo son infinitas y muy divertidas. Desde Agora Sant Cugat International School te las contamos.

La ciencia ha demostrado que los niños que hablan más de una lengua son más creativos, que son mejores comunicadores, que tienen mejor memoria y que, además, suelen ser más tolerantes con otras culturas y costumbres.

Los beneficios de estudiar más de un idioma durante la niñez son de sobra conocidos. Pero, lo que hay que seguir trabajando es el método de aprenderlos para que no se cansen de hacerlo. Para que hacerlo les resulte de lo más atractivo. Y ante esto, son muchos los expertos que están de acuerdo: el juego vuelve a ser el protagonista. Se ha demostrado que el juego es el mejor vehículo de aprendizaje en la infancia, así que, para estudiar cualquier materia, nada mejor que hacerlo a través de él. Sobre todo si hablamos de edades tempranas.

En Agora Sant Cugat International School tenemos muy presentes los idiomas: ofrecemos un proyecto educativo multilingüe, con inmersión lingüística más allá del inglés, que permite al alumno dominar las lenguas oficiales de su lugar de residencia junto con el inglés, el francés, el alemán o el chino. Y su forma de enseñarlos: a la inmersión lingüística sumamos programas de intercambios y estancias culturales en Inglaterra, Gales, Irlanda, Francia, Austria, Portugal, Noruega y Estados Unidos para que perfeccionen el idioma escogido.

Pero ahora han llegado las vacaciones de verano y, con ellas, los días de descanso y la ausencia de rutinas. Aunque es súper necesario desconectar de todo lo que implica el curso escolar, conviene que los peques no pierdan la costumbre para que no les cueste tanto volver a ella en septiembre y, también, para que no se olviden de todos los conocimientos adquiridos.

Por eso, creemos que el verano representa una buena oportunidad para seguir practicando idiomas. Y es genial para practicarlo de una manera diferente, alejada de las clases teóricas, los exámenes y los ejercicios.

Formas divertidas de practicar inglés en verano

La primera forma de seguir practicando idiomas en verano es una muy tradicional: los campamentos de idiomas. Estos suelen tener lugar durante julio y agosto y podéis encontrarlos mensuales, quincenales o semanales. Con posibilidad de que el niño se aloje a pensión completa o que solo asista a las clases y actividades programadas.

La oferta cada vez es mayor y podéis, incluso, elegir la posibilidad de que salga fuera de casa para asistir a uno. Así trabajará la autonomía y también la sociabilización.

Además de ellos, existe la posibilidad de que curse algún curso de intercambio fuera del país de origen. Una opción adaptada a adolescentes y preadolescentes que nutrirá su manera de ver el mundo y su tolerancia. Sin embargo, hay que tener presente la pandemia sanitaria y las medidas de seguridades establecidas para decantarse o no por esta opción (al menos de momento).

También está la posibilidad de apuntar a los niños a clases particulares veraniegas con un profesor especializado en idiomas. Podrán asistir a algún sitio cercano a casa y es perfecto para cuidar que no se desvincule del todo de las rutinas. Así le costará menos la vuelta al cole.

Juegos para practicar idiomas en verano

Aparte de las tres opciones antes mencionadas, queda la mejor: usar el juego como vehículo de aprendizaje para seguir practicando idiomas en verano.

Podrá jugar con sus primos, sus amigos o, incluso, en familia y así fortalecéis lazos.

Aquí os dejamos algunas actividades que ayudarán a vuestros hijos a practicar idiomas durante el verano:

  • Las lecturas y los cuentos en el idioma que esté practicando serán vuestra salvación: invitadles a responder algunas actividades después sobre la lectura.
  • Sesión de cine en familia: ¡Una sesión de cine siempre es un buen plan! Al ser verano, podéis jugar a crear un cine de verano si tenéis terraza o jardín. Eso sí, la peli elegida será en versión original, así no olvidarán todo lo aprendido durante el curso.
  • ¡A bailar sin parar! ¿Por qué no proponéis al grupo de amiguitos poner canciones en YouTube en el idioma que hayan de practicar mientras bailan al ritmo y cantan la letra original?
  • Si estáis veraneando en algún lugar donde haya extranjeros, invitad a vuestros hijos a entablar conversaciones sencillas con ellos (siempre garantizando el cumplimiento de las medidas sanitarias). Una buena forma de hacer inmersión lingüística sin descuidar las vacaciones.
  • También en el agua. Os proponemos un juego muy sencillo: tirad diferentes objetos al agua y pedid a los niños que entren y vayan trayendo el objeto que nombréis. Eso sí, tendréis que nombrarlo en el idioma que queráis practicar.
13 / 08 / 21