Consejos para potenciar la imaginación creativa en niños | Agora Sant Cugat International School

Los niños que trabajan su imaginación se convertirán en adultos con muchos recursos personales para encontrar soluciones a los problemas que se planteen a lo largo de su vida. Y también contarán con la capacidad de crear alternativas a la consecución de diferentes objetivos, además de encontrar diferentes maneras sanas de relacionarse con el resto del mundo.

La imaginación dota a los niños del arma más poderosa: su mente. Potencia el cerebro infantil en la infancia y eso es algo que repercutirá en el futuro. “Los niños nacen siendo curiosos de manera innata y nosotros tenemos que intentar no cortarles esa curiosidad, sino alimentarla”, explicaba el profesor de Filosofía Jordi Nomen al medio Ser Padres hace unos meses.

De hecho, la cuarta aceptación de la Real Academia Española define así la palabra imaginación: “Facilidad para formar nuevas ideas, nuevos proyectos, etc.”. Unida a ella, la primera aceptación: “Facultad del alma que representa las imágenes de las cosas reales o ideales”.

Definiciones que dejan clara la intención de la imaginación e ideas que ayudan a entender por qué es necesario fomentarla durante la infancia del niño.

Sabemos de la necesidad de hacerlo pero, ¿sabemos cómo potenciarla? Desde Agora Sant Cugat International School queremos ayudaros en esa tarea y por eso os presentamos varias alternativas para potenciar la imaginación de los niños de manera divertida.

El papel del aburrimiento en el desarrollo de la imaginación

“El aburrimiento es una sensación muy difamada. Incluso parece estar mal visto a nivel social, sin embargo, y al igual que todas las emociones, el aburrimiento no es ni positivo ni negativo,”, argumenta Mariola Lorente Arroyo, de la Universidad de Padres, fiel defensora de que los niños se aburran.

Y es que, de acuerdo a su criterio, es necesario que los peques puedan disponer de un rato al día para no hacer nada. De esta manera elegirán hacer aquello que ellos prefieran: descansar, jugar con algún juguete, hacer manualidades…

El aburrimiento potencia la imaginación, precisamente en la búsqueda de un aliciente que permita terminar con esa sensación. “Si un niño se aburre y nadie le dice qué hacer, él mismo acabará dando con una forma de entretenerse”, explica la misma profesional.

En la misma línea, el doctor Jaime Martínez, psiquiatra del equipo médico de ELMA, que cree que: “los niños necesitan tiempo para reflexionar, imaginar y desarrollar sus propias ideas o asimilar sus experiencias a través del juego o simplemente observar el mundo que los rodea para estimular su imaginación creativa”.

Un final diferente para los cuentos

Está demostrado que leer en voz alta a los niños aumenta su capacidad de concentración y de atención. ¿Qué tal si apostáis por una lectura activa de los cuentos?

Por lectura activa no nos referimos a teatralizar el argumento (que podría ser), si no a ir más allá de la lectura. Hablamos de leer en voz alta, dejar que sea el peque el que continúe la frase y, al llegar al final, no leerlo. Pedir al niño que nos cuente qué cree que ocurrirá al final o cómo le hubiera gustado que acabase el cuento.

Fomentamos, así, su pensamiento y su imaginación.

El mejor consejo para potenciar la imaginación infantil: potencia su curiosidad

Todo padre y toda madre tendrá que enfrentarse en algún momento a la etapa de los ‘por qués’. Una etapa del desarrollo infantil en la que los niños no paran de preguntar por todo lo que les rodea. Pero, la manera de reaccionar a esos ‘por qués’ puede marcar su desarrollo futuro: “La cuestión es alimentar la duda que el niño plantea para buscar una respuesta juntos, aunque tú como adulto ya la tengas, y guiarle en esa búsqueda”, cuenta Nomen a Ser Padres.

Como decíamos al principio, los niños son pequeños pensadores en potencia y lo que hay que intentar es que la llama de esa curiosidad no se apague nunca, que quieran buscar el por qué a todo, que quieran imaginar qué está pasando a su alrededor todo el tiempo y para eso, los padres son indispensables.

Potencia la imaginación infantil a través de los juguetes (juguetes de juego libre)

Otra manera de potenciar la imaginación de los niños es a través de los juguetes. Existen algunos juguetes que tienen unas instrucciones, un fin último. Hablamos, por ejemplo, de los juegos de mesa, los videojuegos o los juegos de acción.

Otros, sin embargo, están fabricados con el propósito de que sea el niño el que le busque un fin. Que sea el peque el que decida cómo va a usar ese juguete y, en consecuencia, utilice su imaginación para ello.

Hablamos, por ejemplo, del conocido como Arcoiris Waldorf, basado en la pedagogía alternativa del mismo nombre. Se trata de un juguete de madera formado por seis, ocho o doce arcos que simulan al arcoíris y que puede acompañar al niño desde los tres años hasta la edad adulta. El juguete no tiene un fin, es el niño el que decide cómo lo va a utilizar: puede ser un puente, servir como trampolín para sus juguetes, formar toboganes con las diferentes piezas… Quedará todo en su imaginación.

Pero ese no es el único juguete con tal fin. Las muñecas, por ejemplo, potencian también ese juego libre. Al igual que otros artículos que no son juguetes, pero que divierten a los niños, como las mantas, una caja de cartón o una sábana vieja.

24 / 02 / 22