¿Por qué en Agora Sant Cugat International School damos tanta importancia a la educación en la solidaridad?

Para dejar un mundo mejor a los que hoy son niños, sin duda, hay que apostar por la educación en solidaridad. Hay que formar ciudadanos solidarios para que la armonía reine en el futuro. «La solidaridad es un valor personal que supone la capacidad que tienen los miembros que pertenecen a una comunidad de actuar como un todo. Esto se produce porque los miembros comparten intereses y necesidad entre sí, gracias a los lazos sociales que les unen». Así definen en la web de Intermon Oxfam la palabra solidaridad. Un sentimiento que se basa en el respeto y la empatía por el prójimo y que ayuda a comprender lo que vive y necesita el otro de nosotros.

Es sencillo comprender el valor y el significado de solidaridad cuando quien lo intenta comprender es un adulto. Pero es algo más complicado de entender si nos ponemos en la mente de un niño. Es cierto que existen teorías que dicen que los niños nacen sin prejuicios y que los van adquiriendo con el modelo de crianza y los ejemplos que ven en casa pero, como no hay nada cierto al 100%, lo mejor será comenzar a educarlos en valores desde que nacen. De esta manera, tendrán plus para el mañana y conseguirán llegar a ser buenos ciudadanos y a construir un mundo mejor.

Dentro de esa educación en valores, la solidaridad ocupa un gran papel. Enseña a los niños a trabajar en equipo, a compartir, ceder, a respetar y a vivir con otras personas evitando el individualismo y el egoísmo, tal y como explican en Guía Infantil.

«La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos», reza la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su Artículo 26.2. Por tanto, toda educación deberá abogar por la solidaridad y la tolerancia y tendrá el objetivo de inculcársela a todos los alumnos por igual, para que en un futuro sean ciudadanos comprometidos y empáticos con el prójimo. Y es que la tolerancia hacia lo diferente se ha convertido en el reto más serio de la sociedad presente y futura. De ahí que una de las características esenciales que nos definen como centro educativo, sea conseguir un objetivo de carácter moral; es decir, pretendemos educar ciudadanos libres, democráticos, críticos y tolerantes. Todo ello desde una perspectiva integral del ser humano.

La solidaridad como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030

El 27 de septiembre de 2015 diferentes líderes mundiales firmaron los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 de las Naciones Unidas. Varios objetivos conectados entre sí y diseñados con el objetivo de lograr un futuro mejor y más sostenible para todos.

Aunque su parte más conocida es la que tiene que ver con el cuidado y el respeto al medio ambiente, no es la única meta que persiguen. De hecho, algunos son los siguientes: fin de la pobreza, cero hambre, igualdad de género, reducción de las desigualdades o paz y justicia. Valores que tienen que ver con la solidaridad y valores con los que Agora Sant Cugat International School, como colegio del grupo Globeducate, está muy comprometido.

De forma práctica, nuestros alumnos colaboran en diferentes iniciativas solidarias locales, con el fin de desarrollar la solidaridad, trabajan el multilingüismo desde primeros niveles de enseñanza, así como la internacionalidad a través de la inmersión lingüística; algo que les enseña a conocer, entender y tolerar diferentes culturas. Y, por si fuera poco, Globeducate organiza cada año eventos internacionales en los que conviven alumnos de todo el mundo, provenientes de los diferentes colegios del mundo. Eventos que nacen con el fin de que los alumnos compartan sus conocimientos en un ambiente de sana competición e intercambien sus proyectos y soluciones. De esta manera, aparte de todo lo anterior, también se familiarizan con el trabajo en equipo.

Además participan en iniciativas solidarias, colaborando con organizaciones como UNICEF, el Centro de Oncología Pediátrica del Hospital Sant Joan de Déu e iniciativas locales.

Voluntariado ANTAR y su relación con la educación en solidaridad

Por si todo lo contado anteriormente fuera poco, nuestros estudiantes forman parte del grupo voluntariado ANTAR, a través del cual los adolescentes viven de forma experimental el significado del esfuerzo, del trabajo en equipo, la responsabilidad o el altruismo. Lo hacen involucrándose en proyectos culturales, sociales y solidarios propuestos por ellos mismos y la escuela.

¿Cómo promover la solidaridad en casa?

A continuación dejamos varios consejos de la ONG Intermon Oxfam para promover la solidaridad dentro del hogar:

  • El más importante es dar ejemplo, pues de nada sirve que queráis que el niño sea solidario si vosotros no lo sois
  • Las películas y los libros en los que se promueva la solidaridad pueden ser unos recursos excelentes, pues sentirán que están jugando y, en realidad, les estaréis inculcando un montón de valores
  • Mostrar fotos, vídeo o músicas que reflejen otras costumbres y actividades alejadas a las suyas: así ayudaréis a que conozcan lo que hay más allá de su entorno
21 / 10 / 21