Los estudiantes de Agora Sant Cugat International School trabajan mucho la creatividad. Así podéis seguir trabajando en casa

La creatividad es una de las ‘sotfs kills’ más demandadas en el mundo laboral en la actualidad y, por ende, también en el mundo de la educación. Pero, ¿qué son exactamente las ‘softs kills’ y por qué son tan importantes en el desarrollo de tu hijo? Desde Agora Sant Cugat International School te lo contamos.

En 1983, el psicólogo estadounidense Howard Gardner elaboraba la conocida hoy como ‘Teoría de las Inteligencias Múltiples’. En la misma defendía que el ser humano no tiene una única inteligencia, tal y como se había creído hasta esa fecha, sino que tiene varias y que no todos los seres humanos somos iguales. Algunos tenemos más facilidad para unas y más dificultad para otras. Esas Inteligencias Múltiples, en concreto, son ocho: lingüística-verbal, lógico-matemática, musical, corporal-kinestésica, interpresional, intrapersonal, viso-espacial, naturalista.

Pues bien, dentro de esa teoría, Gardner hacía referencia a un término que está cobrando protagonismo en la actualidad: las ‘softs-kills’ entendidas estas como la combinación de habilidades relacionadas con la manera con la que nos entendemos con el entorno, nos conocemos a nosotros mismos y sociabilizamos con los demás. Una serie de cualidades que van unidas, sin duda, a la educación emocional y en valores.

Pues bien, aunque las ‘softs kills’ son prácticamente incontables, existen unas más conocidas que otras. Como es el caso de la creatividad, tan primordial dentro del mundo de la educación, y también del laboral.

¿A qué llamamos creatividad y por qué tu hijo ha de trabajarla?

Según el Manual de Creatividad Publicitaria, escrito por Caridad Hernández Martínez en 1999, la creatividad es «el conjunto de aptitudes, vinculadas a la personalidad del ser humano, que le permiten, a partir de una información previa, y mediante una serie de procesos internos (cognitivos), en los cuales se transforma dicha información, la solución de problemas con originalidad y eficacia».

Además de la definición de creatividad, es interesante destacar el significado que da Howard Gardner al individuo creativo en 1988: «es una persona que resuelve problemas con regularidad, elabora productos o define cuestiones nuevas en un campo, de un modo que al principio es considerado nuevo, pero que al final llega a ser aceptado en un contexto cultural concreto».

Esta definición que da Gardner al individuo creativo se podría relacionar perfectamente con algunos de los beneficios que reportará sobre tu hijo trabajar la creatividad durante toda su infancia.

  • Aumenta el autoconocimiento: al sentirse libre haciendo algo, el niño comenzará a conocer qué es aquello que le gusta más y lo que le gusta menos
  • Fortalece la autoestima: ya que estimula su individualidad y, además, se darán cuenta de que son únicos entre el resto de sus iguales
  • Perfecta para trabajar el pensamiento crítico y la individualidad: si queremos niños independientes, autónomas y que piensen por sí mismos, la creatividad es una de las herramientas para conseguirlo, ya que no tendrán que pedir la opinión de nadie para llegar al punto al que quieran
  • Estimula su inteligencia
  • Favorece la expresión de sentimientos: a través de los dibujos, de las formas y de su imaginación los niños nos expresan sus sentimientos, su personalidad y su carácter
  • Perfecta para trabajar la concentración y la imaginación: al trabajar la creatividad obligamos al niño a centrarse solo en lo que tiene delante y, por tanto, se olvidará de distracciones.

Juegos para trabajar la creatividad en casa

Cabe añadir que lo primero que tenemos que hacer para trabajar la creatividad es tener claro el nivel y el ritmo de aprendizaje de nuestro hijo, ya que las actividades tienen que estar adaptadas a cada uno.

  • Plastilina: es uno de los juegos míticos y es maravillosa: ayudará a nuestros peques con la creatividad porque tendrán que imaginar qué hacen con las tabletas de plastilina que tienen delante; pero, también es perfecta para trabajar la motricidad fina y la coordinación ojo-mano, entre otros.
  • Lápices, pinturas, folios: por supuesto, los clásicos dibujos no podían faltar en la recopilación de juegos. Material para escribir y dibujar y a dejar que su creatividad haga el resto del trabajo.
  • La lectura: bien sea dejando que él lea un cuento o leyéndolo conjuntamente si todavía no ha aprendido, podemos trabajar la creatividad. Podemos optar por no leer la última página y establecer un debato con nuestro hijo sobre qué cree que pasará, cómo se imagina el final, qué desenlace le parece que sería el mejor,… o, una vez terminado, preguntarle cómo hubiera terminado él la historia.
  • Títeres caseros: el teatro improvisado es una excelente actividad para trabajar la creatividad. Primero, podemos idear con nuestro hijo una historia e imaginar a los personajes. A continuación, los haremos nosotros mismos, a su gusto y utilizando los materiales que quiera usar en su fabricación. Una vez con los títeres en la mano iremos desencadenando la historia que les suceda de manera improvisada.
  • Manualidades con rollos de papel higiénico: las manualidades, en general, con cualquier tipo de material reciclado son una excelente actividad para trabajar la creatividad. Podemos pedir a nuestro peque que cree lo que él quiera con los materiales que ponemos delante de sus ojos. Dejamos unos trozos de papel, rollos de papel higiénico, pinturas, algunas telas viejas… ¡todo lo que tengamos en casa! Y que su creatividad trabaje por sí misma.
  • Juguetes educativos: en la actualidad existen juguetes expresamente creados para trabajar la creatividad, como es el caso del Arcoiris Waldorf. Hablamos de un juguete formado por varios arcos de silicona en colores diferentes; el niño puede trabajar imaginando cómo jugar con ello.
10 / 09 / 21